Buscador

Sonda solar de la NASA obtiene imágenes inéditas de la superficie de Venus

Se logró ver regiones continentales, llanuras y mesetas. Los hallazgos ayudarán a los científicos a comprender por qué, a pesar de sus similitudes con la Tierra, este planeta se volvió tan inhóspito.

La NASA anunció ayer que por primera vez obtuvo imágenes en luz visible de la superficie de Venus. El logro es inédito, ya que, a pesar de que es uno de los planetas vecinos de la Tierra, estudiarlo no ha sido fácil.

‘Sus condiciones son muy extremas, tiene una atmósfera muy densa y la temperatura más alta de todos los planetas del sistema solar (en promedio unos 450 °C), lo que hace que las misiones que han logrado llegar duren muy poco’, cuenta Javiera Rey, astrofísica y cofundadora de Star Tres, plataforma de divulgación astronómica.

Lograr estos registros fue casi una casualidad; de hecho, la NASA lo catalogó en Twitter como ‘ciencia bonus’.

El mérito es de la sonda Parker Solar Probe, ‘una misión de la NASA cuyo principal objetivo es estudiar el Sol. Para poder llegar suficientemente cerca de él, la sonda usa la gravedad de Venus. Al hacer esto, tiene la oportunidad, cada vez que pasa cerca de él, de ir tomando imágenes únicas’, explica Elise Servajean, directora de la Fundación Chilena de Astronomía.

Es así como Parker logró registros de Venus en longitudes de onda del espectro visible (que el ojo humano puede ver). Las imágenes revelaron un tenue resplandor de la superficie que muestra características distintivas como regiones continentales, llanuras y mesetas.

‘La atmósfera de Venus es como 90 veces más masiva que la de la Tierra, así que uno no ve a través de ella, es un mundo que está completamente ‘nublado’. Por eso, eventualmente se podrá usar esta cámara para estudiar más la superficie’, especifica Álvaro Rojas, astrónomo del Instituto Milenio de Astrofísica MAS.

Según la NASA, la información servirá a los científicos para comprender por qué, a pesar de las similitudes que hay entre este cuerpo celeste y nuestro planeta (se dice que Venus es el hermano de la Tierra), el primero se volvió tan inhóspito.

‘Venus es un escenario de investigación importante, porque hay indicios de que pudo tener agua en el pasado y que sus condiciones climáticas, la cercanía al Sol y su activo vulcanismo hicieron que su efecto invernadero se autoalimentara. Por lo mismo, nos permite conocer más sobre lo que puede ocurrir en el futuro de un planeta como la Tierra’, asegura Simón Ángel, astrónomo del Instituto de Astrofísica de la U. Católica.

La investigación sobre Venus no termina aquí: ‘Hay tres misiones importantes a futuro, dos de la NASA y una de la ESA, que van a estudiar su atmósfera, incluso con sondas que van a bajar a la superficie, en parte para dilucidar algunos resultados no concluyentes de fosfeno y otras moléculas que uno podría relacionar con vida’, dice César Fuentes, investigador del Centro de Excelencia en Astrofísica CATA.