Buscador

Eclipse en Incahuasi: La emoción de un fenómeno único

Aún no se borra de nuestra mente lo vivido el 2 de julio. Ese día, en la localidad de Incahuasi, Región de Atacama, fuimos testigos de un eclipse total de Sol, una experiencia única, llena de emociones, que, sin duda, será recordada como un momento único y especial por todos quienes tuvimos la suerte de vivirla.

Para nosotros, como Fundación Chilena de Astronomía, fue un día muy especial, porque fuimos testigos de un fenómeno maravilloso del Universo, pero a la vez, significó el cierre de un largo ciclo de trabajo, ya que desde que supimos que nuestro país tendría el privilegio de observar dos eclipses consecutivos (el próximo será el 14 de diciembre de 2020), nos pusimos a trabajar.

Por lo mismo, en marzo y en mayo viajamos a las regiones de Coquimbo y Atacama para determinar los mejores lugares para la observación, considerando una serie de factores determinantes como clima, geografía, altitud y duración del eclipse, entre otros. A comienzos de junio publicamos nuestro recorrido y sus conclusiones para que estuviera a la mano de todos quienes requirieran dicha información.

Evaluando todos los elementos, decidimos vivir el eclipse en Incahuasi, en la Región de Atacama, posicionando a esta localidad como una de las zonas privilegiadas para disfrutar de esta experiencia, lo que resultó todo un éxito, ya que hasta ese lugar llegaron más de 5.000 personas.

La jornada fue extensa y llena de expectativas. Grupos de familias y amigos comenzaron a llegar muy temprano en la mañana -incluso algunos lo hicieron el día anterior-, y disfrutaron de la espera con comida, música y actividades, destacando la presencia de Inti Illimani Histórico, además de la charla sobre eclipses, dictada por nuestro presidente y Premio Nacional de Ciencias Exactas, Mario Hamuy.

 (Foto: Composición de Alexis Jaldín)

El sol comenzó a esconderse a las 15:22 horas, pero alrededor de las 16:39, pudimos apreciar el sol negro entre aplausos, lágrimas e incluso un grito de C-H-I. Si bien la ausencia de luz no fue total, la temperatura bajó algunos grados y se percibió notoriamente la diferencia de luminosidad respecto a un día normal.

“Las emociones, las sensaciones que se generan, hacen que todo lo que uno haya pensado quede sumergido bajo el plano de las emociones. No puedo disimular mi alegría”, contó el astrónomo Mario Hamuy.

Pero ese éxito no fue solo para nuestra Fundación, ya que nada hubiera sido posible sin el apoyo y las alianzas que desarrollamos con autoridades, instituciones, agrupaciones y medios de comunicación. En ese sentido, debemos agradecer al alcalde de Vallenar, Cristián Tapia, con quien establecimos un importante vínculo de trabajo que permitió la excelente logística de ese día, además de la promoción de la región a nivel nacional; al trabajo de los astrónomos de la Universidad Autónoma de Chile, Juan Carlos Beamin y Natalia Inostroza; a la agrupación Antü Küyen, quienes meses antes y durante el eclipse, dictaron charlas a la comunidad en distintas zonas de Atacama; al poyo del PAR Explora Atacama; a los telescoperos de Atacama Sur, con quienes nos quedamos hasta la noche para disfrutar de la vista de Saturno, Júpiter y la Vía Láctea; a la presencia de los alumnos del colegio Colón y su profesor Mario Campos por permitirnos ser parte del trabajo que desarrollan en astronomía; a Elba, la profesora de la escuela de Incahuasi, quien alimentó y alojó a los alumnos del colegio Colón y facilitó las isntalaciones para los talleres de Antü Küyen, y, por supuesto, a medios de comunicación como Mega, Bio Bio y Cooperativa, quienes confiaron en nosotros y nos acompañaron hasta Incahuasi, además de apoyarnos en la difusión de nuestras actividades. Gracias a todos, porque el éxito del trabajo en torno al eclipse, se debió a un trabajo en conjunto.

Ya estamos trabajando para sacar el máximo de provecho el próximo 14 de diciembre de 2020, cuando tengamos el privilegio de ser nuevamente testigos de un eclipse total de Sol.